El profesor malagueño, Carlos Roldán, articulista de lujo para La Tribuna de Málaga

por María José Ruiz Dorado. Directora de La Tribuna de Málaga

Extraordinaria incorporación de uno de los intelectuales malagueños de mayor prestigio nacional.

Carlos Roldán es Licenciado en Derecho y Licenciado en Filosofía, Doctor en Filosofía por la Universidad de Málaga. Experto Universitario en Historia y Filosofía de la Religión y Experto Universitario en Teoría Estética y Arte Contemporáneo. También es Experto Universitario en Teología por la Universidad de Salamanca.

Y además de todos sus méritos académicos, Carlos Roldán es director de teatro, columnista de La Tribuna de Españacontertulio de radio y polifacético revolucionario, intelectual con pinta de bohemio parisino en una época que no parece que sea la que debió vivir.

Cuando uno conoce a Carlos Roldán piensa que debió ser un hombre de la Generación del 98, o un político de la Segunda República donde en el Congreso de los Diputados (a diferencia de la mediocridad actual) había un impresionante nivel inteletual con oradores de la talla de José Antonio Primo de Rivera o de Indalecio Prieto, de José Calvo Sotelo o de Julián Besteiro… Roldán es un hombre tan lleno de contrastes que resulta casi imposible clasificarlo, etiquetarlo o encasillarlo… Republicano, convencido trevijanista (y uno de los más estrechos colaboradores del tristemente fallecido Antonio García Trevijano en la última etapa de su vida), joseantoniano -al menos en el profundo conocimiento y la defensa pública del auténtico pensamiento del fundador de la Falange-, católico tradicionalincómodo intelectual siempre contrario al Régimen del 78. Un malagueño instalado desde hace ya muchos años en esa capital de España escuálida, gris y uniformizada, con excesos de fibra de vidrio y hormigón, echando siempre de menos el salitre, la luz y los olores de su Málaga natal. Con pinta de bohemio trasnochado, es fácil encontrar a Carlos Roldán en el invierno madrileño dando largos paseos por el retiro, con sombrero, bufanda y sortijas en los dedos, un dandi decimonónico que gusta de los ambientes de tertulia intelectual en cutres y melancólicos garitos que han soportado el paso de los tiempos en el Madrird de los Austrias.

Acaso Carlos Roldán es ese auténtico intelectual que no se siente a gusto en ningún sitio, que nunca se cansa de buscar (como dice una canción de Luis Eduardo Aute “el pensamiento no puede tomar asiento, el pensamiento es estar siempre de paso”). Es ese profesor y escritor multidisciplinar que, en el fondo, representa el auténtico antisistema distinto y distante del vulgar perroflauta podemita.

Todo un lujo para La Tribuna de Málaga incorporar como columnista habitual a Carlos Roldán cuyos artículos –siempre polémicos- es imposible que pasen desapercibidos a quien comparte esa saludable virtud (que aprovecho para recomendar) de no creer en lancos y negros, en buenos y malos… no tragarse todo lo que “la policía del pensamiento” decide que el ciudadano debe ver, leer o escuchar.

Josele Sanchez
Desperta Ferro. Josele Sánchez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *