Madre de Julen ¿Cree usted que este es el testimonio de una madre que ha perdido a su segundo hijo?

Ellos pasean su dolor por los platós de televisión.

Pero aquí tiene realidad no fingida.

Esto no es arte escénico sino declaración en sede judicial.

Nosotros no juzgamos: sea usted quien extraiga sus propias conclusiones con el tono de voz, los gestos, la dramática «normalidad» con la que esta madre ¡a quien Dios le ha «robado» su segunda criatura»! se manifiesta.

Y sobre todo al final. No es que no quiera ninguna compensación económica: es que siquiera quiere que pague la culpa quien sea resposable de la muerte «accidental de su hijo«.

Josele Sanchez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *