Adif-RENFE son los grandes beneficiados por cerrar en falso la muerte de la pequeña Lucía.

Nosotros no olvidamos.

Yo tengo un compromiso personal con Antonio y Almudena y jamás incumplo mi palabra: no vamos a descansar hasta que se sepa, de verdad, cómo murió la pequeña Lucía.

Vivimos en una sociedad tan hipócrita y tan falsa que vive con extraordinaria naturalidad el sobreseimiento de un caso que todos saben que está cerrado en falso.

Dejando así las cosas, dejando a Almudena y a Antonio con su dolor que les corroe, la vida sigue, nuestro equipo de fútbol, nuestros toros, nuestra feria, nuestro espetos y unas cervecitas a pie de playa.

Es este el mayor de los cinismos.

Lucía es la hija, la nieta y la sobrina de todos.

He tratado con esos padres que rebosan bondad hasta por los poros de la piel.

He respirados sus alientos y he vistos sus lágrimas: no pueden dejarlo atrás (por más que lo intentan), no es posible pasar página sin más.

He repasado cientos de veces las diligencias, la autopsia y el informe del profesor Frontela.

Yo le decía a Antonio, «¿por qué no tenéis otro crío?»… y tengo su respuesta clavada en la mente y en el corazón: «Josele, así no podemos».

Sólo es posible superar un golpe tan duro conociendo la verdad.

Han soportado todo, además del dolor de la pérdida de un hija que ni puedo ni quiero, siquiera, imaginar cómo debe ser.

Se han sentido culpables.

Han sentido que la gente les culpaba.

Se han condenado.

Se han indultado…

Vivimos en una sociedad de mierda, manipulada por medios de comunicación de mierda.

Hemos de interiorizar las causas de cada uno para entender, justificar y aprobar la eutanasia.

Hemos de interiorizar las causas de cada una para entender comprender, justificar y aprobar las razones de asesinar a niños no concebidos: el aborto.

Sin embargo no podemos interiorizar ni mucho menos comprender que unos padres se aferren hasta la última de las posibilidades, porque necesitan saber cómo murió su pequeña de sólo 3 añitos.

Y sólo así podrán -con dolor, pero con razones- poder seguir con sus vidas…

Han pasado por todas las fases, han buscado ayuda allá onde han podido, desde el profesor Frontela en Sevilla (que aún es mejor persona que científico) hasta el que suscribe, a quien vino Antonio a verme cuando estaba en el exilio en Portugal, acompañado por mi amigo Salva Martí, el policía local de Logroño que con su mascota-policía Alexia enseña a los niños a evitar «desapariciones«.

No vamos a permitir que Lucía se olvide.

Estamos preparando un reportaje de investigación (que será el segundo que emitirá La Tribuna TV (proyecto inmediato de televisión del GRUPO Tribuna de España).

Y si la justicia no puede (O NO QUIERE) investigar, lo haremos nosotros.

Ni Málaga ni España pueden dormir tranquilas mientras la muerte de la pequeña Lucía no se aclare.

Y nosotros, a esta labor vamos a dedicar todo nuestro empeño.

Eso se lo he jurado a Antonio y Almudena. Y jamás incumplo un juramento.

Amén

Josele Sanchez
Desperta Ferro. Josele Sánchez

1 thought on “Seguimos reclamando justicia para Lucía Vivar

  1. Justicia ya para esta pobre pequeña. No me creo para nada la versión oficial. Hay algo detrás de todo esto y no se ha llegado hasta el final. Un abrazo fuerte y mi solidaridad a sus padres

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *